lunes, 20 de abril de 2009

DEFENSA PERSONAL



En Europa existen más de 24 millones de ataques y actos criminales contra personas y más de un millón y medio de ataques que provienen de animales peligrosos. Actualmente no hay suficiente personal policial o de seguridad para protegernos.


Cada vez son más las personas que vienen a nuestro país huyendo de la pobreza y la miseria, se encuentran con la necesidad de delinquir, y no solo eso, sino que también los propios españoles se encuentran sin trabajo y sin futuro laboral inmediato dada la situación que sufre el mismo, teniendo una familia que mantener y una hipoteca que pagar. Por esta causa, la desesperación lleva a más de una persona a cometer robos llegando a herir a quien se lo impida. Afortunadamente, este de momento no es mi caso, pero me pongo en la mente de esas miles de personas necesitadas y las entiendo, aunque para llegar a ese extremo debemos de buscar otros medios más razonables.

Desde hace unos meses, se ha multiplicado el número de personas que me preguntan por las clases de defensa personal, el miedo y el temor a ser agredidos cada vez es mayor.


La violencia de género es otro de los graves problemas que sufre nuestro país. Al levantarnos cada día, encendemos la televisión y lo único que escuchamos es información de malos tratos, violaciones, asesinatos, guerras y todo tipo de actitudes negativas que hoy en día nos hemos acostumbrado a oír.


La Defensa Personal es un conjunto de técnicas sacadas de las artes marciales que se utilizan especialmente para detener un ataque o agresión llevada a cabo contra la persona. Se utilizan técnicas sencillas, tratan de evitarse los movimientos y posiciones complicadas, se utilizan bloqueos y contragolpes. Sacar provecho de los utensilios que llevamos encima diariamente y utilizarlos como arma de defensa y ataque (bolso, bolígrafos, llaves, paraguas, etc.)

La gente se pregunta: ¿En cuanto tiempo podré aprender a defenderme? Desde el primer día, empiezas a coger confianza en ti, un factor muy importante a la hora de tener una agresión, el miedo nos impide el movimiento. La práctica con compañeros con actuaciones reales de agresión nos dan mucha seguridad y el tener la mente clara, en la medida de lo que se pueda, cuando nos suceda un imprevisto.


En las artes marciales y la defensa personal no existen límites, todas las personas tenemos el derecho a aprender a defendernos, sean niños o mayores, mujeres o hombres, fuertes o débiles, e incluso para aquellas personas que tengan algún defecto físico o movimientos limitados. Existen muchísimas técnicas que se adaptan a todo tipo de personas y necesidades.

Aconsejo a todas las personas a aprender Defensa Personal, no solo en caso de necesidad ante una agresión, sino también para aumentar la confianza en uno mismo.

No hay comentarios: