lunes, 14 de junio de 2010

ÓRBITA MICROCÓSMICA - MACROCÓSMICA



Voy a intentar explicar de forma sencilla y comprensiva el significado de la Órbita Microcósmica y la Órbita Macrocósmica.


LA ÓRBITA MICROCÓSMICA

Podemos llamar Órbita Microcósmica al recorrido de energía por varios puntos de nuestro cuerpo. Para ello lo más importante es sentir esa energía que vamos a dirigir, y para ello no hay un ejercicio mejor como la meditación y los ejercicios energéticos.

La Órbita Microcósmica es la primera práctica que tenemos contacto directo con la energía y todo el sistema de meridianos energético.

Es un recorrido circular entre la espina dorsal y la parte frontal del cuerpo. Está formado por dos canales principales, como si fuera una avenida; uno se llama el Canal Gobernador, que sube desde el perineo, pasando por la espina dorsal, coronilla de la cabeza, hasta llegar al paladar de la boca; y el otro se llama Canal Funcional, que va desde el perineo, circulando por la parte frontal de nuestro cuerpo hasta llegar al paladar. La conexión de estos dos canales la hacemos tocando con la punta de la lengua el paladar.

La edad y el stress son unos de los factores por el cual bloqueamos nuestro Chi, provocando lesiones y enfermar más rápidamente. Al realizar éstos ejercicios conscientemente, fortalecemos nuestros canales energéticos y conseguimos más vitalidad y salud.

Para que lo entendáis mejor, imaginar un motor y un depósito de gasolina lleno. Si el tubo que va desde el depósito al motor está viejo o agrietado, no pasa suficiente gasolina para que el motor funcione correctamente, esto originará problemas y mal funcionamiento. Para ello debemos de rellenar de energía nuestros depósitos y limpiar los canales para que pueda circular por ellos libremente.

El trabajo constante de éste tipo de ejercicios, nos hace sentirnos mucho mejor, tanto física como emocionalmente.

La forma más fácil de realizar éste ejercicio es:
• Ponerse en la posición de meditación, sentados con las piernas flexionadas y cruzadas, la espalda recta y las manos apoyadas en las rodillas con el índice y pulgar pegados. Otra posición es sentado sobre las rodillas y las manos descansando por debajo del ombligo con las palmas y los pulgares pegados.
• La lengua la colocamos con la punta tocando el paladar.
• Lo primero que debemos de hacer es relajarnos. No podemos meditar sin antes relajar nuestro cuerpo y acostumbrarnos a hacer una respiración abdominal.
• Cuando lo hayamos conseguido intentaremos llevar esa respiración desde el tantiem (centro energético a dos dedos por debajo del ombligo) hacia el perineo (es la zona situada entre el ano y los genitales).
• Desde allí dirigiremos la energía por la columna vertebral desde el coxis hasta la base del cráneo, hasta llegar a la coronilla.
• Bajando por el centro de la frente, nariz y llegando hasta el paladar.
• El cual, por medio de la lengua descenderemos por el pecho para llegar de nuevo al tantiem.


LA ÓRBITA MACROCÓSMICA

La ampliación de las extremidades inferiores y superiores se le llama Órbita Macrocósmica. Es el circuito de energía compuesto por los Ocho Canales Misteriosos, de los cuales los más importantes son los dos de la Órbita Microcósmica:
1) Canal Gobernador (Órbita Microcósmica)
2) Canal Concepción: Desde el paladar desciende por la garganta, corazón, hacia los centros energéticos del plexo solar y el tantiem hasta llegar al perineo.
3) Canal Cinturón: Forma un cinturón en el abdomen a la altura del ombligo.
4) Canal Impulsor: Sube desde el perineo al corazón hasta llegar a la coronilla.
5) Los dos Canales Yang (positivos) de los brazos: De los omoplatos por el lado exterior de cada brazo y a través del dedo medio para finalizar en la palma.
6) Los dos Canales Yin (negativos) de los brazos: Del centro de cada palma de la mano, subiendo por el lado interior del brazo hasta llegar al pecho.
7) Los dos Canales Yang (positivos) de las piernas: Del perineo baja por el lado exterior de las piernas, tobillo, hasta llegar al centro de las plantas de los pies.
8) Los dos Canales Yin (negativos) de las piernas: Empieza en las plantas de los pies, subiendo por la parte interior de los tobillos, piernas, hasta llegar al perineo. Donde se conectan con los canales superiores.

Para trabajar la Orbita Macrocósmica deberemos de haber practicado y controlado antes la Órbita Microcósmica.

Daré una pequeña explicación de cómo debemos trabajar la Órbita Macrocósmica, aunque sin un Maestro cualificado que nos instruya, nos resultará algo difícil de conseguir.

La posición más fácil es de pie anchura de hombros con los brazos relajados.
• Coger aire e impulsar la energía desde el perineo, coxis a la coronilla.
• Soltar el aire desde la coronilla, paladar, garganta, abdomen, hasta el perineo.
• Coger aire e impulsar la energía desde el perineo, tantiem, ombligo, donde el Canal Cinturón se divide en ambos lados para rodear el cuerpo hasta la rabadilla, sube hasta los hombros donde se detiene.
• Soltar el aire y conducir la energía desde los hombros, por la parte exterior de los brazos, parte exterior de las muñecas, dedo medio de las manos hasta llegar al centro de las manos donde se detiene.
• Coger aire y hacer subir la energía desde el centro de las palmas de las manos por la parte interior de los brazos, hasta llegar al pecho donde se detiene.
• Soltar el aire y llevar la energía hacia el tantiem y de allí al perineo.
• Coger aire e impulsar la energía desde el perineo hacia unos cinco centímetros por debajo del corazón.
• Soltar el aire y llevar la energía hacia el tantiem, donde se divide en dos para descender por los lados exteriores de las piernas, dedos de los pies, hasta llegar al centro de las plantas de los pies donde se detiene.
• Coger aire y llevar la energía desde las plantas de los pies, por la parte interior de las piernas hasta el tantiem, donde se detiene.
• Soltar el aire y llevar la energía al perineo, donde se detiene.

Hay escuelas en la que la energía empieza a circular por las extremidades inferiores y luego superiores. El ciclo no cambia.

Insisto en que la practica de éste tipo de ejercicio debe de estar supervisado por un Maestro cualificado.